martes, 18 de julio de 2017

NOTA DE PRENSA: Todas las personas tienen derecho a desplazarse de manera segura


Todas las personas tenemos el derecho a podernos desplazar de manera segura por nuestra ciudad y que éste sea debidamente garantizado, al margen del modo de desplazamiento que elijamos.
Pasados unos días del trágico suceso que costó la vida a Juan José por el impacto de un camión mientras circulaba en bicicleta, la Plataforma Ciudadana Bicilineal quiere expresar lo siguiente:
  1. Los accidentes mortales en nuestras calles siempre tienen un protagonista común: el vehículo motorizado. Su alto número, las altas velocidades en casco urbano, las infracciones y las distracciones en la conducción suponen un peligro para quienes vivimos en la ciudad. Es imprescindible intervenir en todo ello para mejorar la seguridad, independientemente de la forma de desplazarnos que elijamos.
  2. El accidente fue provocado porque el camión no respetó la debida prioridad de paso, ya que el ciclista marchaba correctamente y tenía preferencia en el cruce
  3. Resulta fácil hacer una intervención rápida para incrementar la seguridad en este punto: aumentando el ángulo de giro de los motorizados, desplazando la marquesina para elevar la visibilidad, instalando un badén para asegurar la baja velocidad de los motorizados e incluso cambiando el sentido de la calle Marqués de Cubas
  4. El carril bici no provoca accidentes. Acusar a los carriles bici de ser los causantes de los accidentes y muerte denota una actitud irresponsable, injusta, demagógica, deliberada y contraproducente al desarrollo de un urbanismo seguro y más humano que necesita con urgencia nuestra ciudad. Además de ir en contra de toda la experiencia acumulada por países y ciudades de nuestro entorno europeo que nos llevan años de ventaja en movilidad ciclista.
  5. Una red de vías ciclistas seguras y segregadas es imprescindible si queremos mejorar nuestro entorno y elevar el reducido número de ciclistas actuales: a mayor número de bicicletas mayor seguridad y menos contaminación.
  6. El manifiesto que promovimos a primeros de marzo de este año “APROVECHEMOS LA OPORTUNIDAD PARA QUE MADRID SEA UNA CIUDAD FÁCIL PARA LAS BICICLETAS” y que fue firmado por la práctica totalidad de colectivos ciclistas y vinculados con la bici de Madrid, entre los que destacan Pedalibre, Ecologistas en Acción, la Asociación de Ciclistas Profesionales, Madrid Probici, Moratacleta, Federación de Cicloturismo, En Bici Arganzuela, Ciclojuristas, entre otros, expresa claramente esta voluntad y animan al actual Ayuntamiento a “llevar a cabo tantas actuaciones sean necesarias para que la movilidad ciclista sea una realidad para todas las personas” incluyendo carriles exclusivos ciclistas que transcurran por el espacio que actualmente es utilizado casi en su totalidad por los automóviles.
Ver manifiesto:

  1. Desde aquí queremos expresar nuestras más sinceras condolencias a la familia de Juan José y el deseo de que nunca más se repita una situación similar. Todas las personas tenemos el derecho a podernos desplazar de manera segura por nuestra ciudad y que éste sea debidamente garantizado. 



jueves, 8 de junio de 2017

La nueva Gran Vía no es calle para bicis


Hace unos días se presentó el proyecto de la reforma de la Gran Vía en el que se pretende reconfigurar la distribución actual de este eje emblemático de Madrid. Una vez evaluado lo que ha trascendido del proyecto y tras la convocatoria del pasado día 6 de junio del Foro Ciclista, desde Bicilineal consideramos necesario hacer los siguientes comentarios:

  1. El aspecto más positivo es el enfoque peatonal del que se dota a esta calle, así como la creación de una futura APR. Una calle que actualmente arrincona al peatón siendo una de las que más afluencia de viandantes tiene en la ciudad, necesitaba una actuación urgente de este tipo. Las aceras van a ser aumentadas y acondicionadas, incluyendo más zonas verdes y de carácter estancial, potenciado esto último por la remodelación conjunta de las seis plazas adyacentes.
  2. Otro aspecto positivo es la reducción de coches tanto por la creación de la APR como por el nuevo reparto de espacio para tráfico rodado al ampliar la acera haciendo que desaparezca un carril por sentido de la calzada.
  3. El tercer (y último, lamentablemente) aspecto positivo sería la potenciación de transporte público con el mantenimiento de un carril bus que, por otra parte, debería de haberse planteado como de uso exclusivo para autobuses
  4. El aspecto más negativo, y que más directamente nos afecta, es la casi nula inclusión que se hace de la bicicleta. Aprovechando la remodelación completa de esta vía se debería potenciar la movilidad sostenible y dar continuidad a la política que se está llevando a cabo en otras zonas de Madrid con la  creación de itinerarios ciclistas. Por ello no entendemos que tan sólo se dote de un carril bici exclusivo en el tramo de subida desde Plaza de España hasta Callao, lo que no solamente es insuficiente si no que su falta de continuidad hace que su eficacia quede mermada. La nueva configuración de la calzada, tal y como ha sido planteada, deja al ciclista urbano teniendo que convivir, incluso en tramos de pendientes ascendientes pronunciadas, en un solo carril con los coches de particulares, servicios de transporte, furgonetas de reparto, servicios de hoteles, etcétera. Es decir, el efecto potenciador y de discriminación positiva que pudiera tener el insuficiente carril bici segregado en subida queda completamente anulado. Cabe destacar que la gran mayoría de asociaciones y colectivos ciclistas han apelado a que en este eje se dotara de la necesaria infraestructura ciclista, al menos, en los tramos ascendentes.
  5. A este respecto, en el seno de Bicilineal hemos analizado las posibilidades que tiene esta vía y estos serían algunos de los aspectos que deberían tenerse en cuenta si realmente se quiere potenciar las movilidad ciclista:
    1. Carril bici segregado en toda la calle. Una opción sería hacerlo en mediana separado del resto del tráfico rodado y dotado de facilidades de giro a las calles perpendiculares.
    2. Carril bici segregado en todos los tramos de pendiente ascendente. Esto sería, en definitiva, desde Plaza de España hasta la Red de San Luis y desde la Calle de Alcalá hasta Callao. En el resto de tramos descendentes cabrían dos posibilidades:
      1. Ciclocarril 30.
      2. Carril bus de ancho especial.

Es el momento de visibilizar la bicicleta urbana de una vez por todas y darle la importancia que tiene como elemento de transporte en una ciudad moderna y sostenible y para ello hay que dotarla de elementos que fomenten su uso de forma transversal a todos los sectores de la población.

Hace unos meses desde Bicilineal promovimos un manifiesto donde se instaba a las autoridades competentes "a llevar a cabo tantas actuaciones sean  necesarias  para  que  la  movilidad  en  bicicleta  sea  una  realidad  para todas las personas, independientemente de su edad y condición física". No se debe desaprovechar esta oportunidad única de dotar a la Gran Vía de esos elementos.



jueves, 25 de mayo de 2017

Este domingo, carril bici en Arturo Soria y.... mucho más



Este próximo domingo 28 de Mayo, podremos disfrutar de nuevo del carril bici provisional de los últimos domingos de mes en la calle Arturo Soria (tramo desde Plaza de Ciudad Lineal hasta el cruce con Josefa Valcárcel y Hernández de Tejada), de 09:30 a 14:30.
 

Además, la Red de Huertos Urbanos de Madrid ha convocado para este mismo día una bicicletada que unirá tres de los huertos del este de Madrid: Quinta de los Molinos, Quinta de Torre Arias y Alameda de Osuna. La quedada es a las 10:45 en el Metro de Ciudad Lineal/Centro Comercial. Algunos componentes de la Plataforma Bicilineal les acompañaremos durante un tramo. (http://torreariasplataforma.blogspot.com.es/)

Más convocatorias para este domingo:
 

Así que este domingo, quien no coja la bici es porque no quiere......


domingo, 7 de mayo de 2017

Calle Alcalá: nuestra Gran Vía



Los graves problemas para la salud y peligro para la vida que genera la contaminación, es una evidencia médica que nadie discute. Durante mucho tiempo, se ha estado hablando de ello y, demasiadas veces, en los discursos, se han citado expresiones como sostenibilidad, respeto medioambiental, lucha contra el cambio climático… de un modo poco preciso y hasta casi decorativo.
La reciente puesta en práctica del protocolo anticontaminación evidencia la crisis del modelo de transporte de nuestra ciudad y la necesidad vital de cambiarlo. En Madrid, es claro y notorio, que  el mayor responsable de esta situación es el uso indiscriminado del automóvil privado y todo estudio serio que se precie debe reconsiderar su papel en nuestra ciudad.
Como decíamos, ya no basta con decirlo, debemos actuar. Por un lado, está la responsabilidad individual en tomar conciencia de la situación y obrar en consecuencia, y por otro, el papel de las instituciones en salvaguardar y promover la salud de las ciudadanas y ciudadanos, y su derecho a utilizar la calle, bien como medio para desplazarse o como espacio de encuentro donde relacionarse
Nuestro distrito  es uno más de los 21 que cuenta Madrid y como todos los de la periferia, tiene importantes vías de acceso a la ciudad y otras que rodean la almendra central. Un ejemplo del primer caso es la calle de Alcalá; una vía de alta capacidad por la que circulan diariamente miles de coches hacia el centro. La calle Arturo Soria pertenecería al segundo grupo. Pero vamos a centrarnos, en esta ocasión, en la calle Alcalá, a su paso por nuestro distrito.


La situación actual de la calle Alcalá es claramente mejorable: poco espacio para las aceras, estrechadas en tramos coincidentes con marquesinas o entradas de metro; aglomeración de peatones, sobre todo en horario comercial; vallas separadoras de la calzada que acorralan a la gente y contribuyen a percibir la calle como una autopista; necesidad de recorrer distancias considerables para cruzar (pasos muy distanciados – poca permeabilidad); frecuentes retenciones de vehículos que afectan a la fluidez de los autobuses; alta velocidad de los vehículos en horas de escaso tráfico; estrés urbano: ruido, contaminación… 

Bien saben nuestros vecinos y vecinas, y en especial nuestros mayores, que la calle Alcalá no solo tiene un carácter comercial, es también una calle por la que se pasea, se vive y se convive. La reciente actuación que se ha llevado a cabo en la Gran Vía, y el balance positivo que ha tenido en cuanto a reducción de contaminación, descenso del número de coches contaminantes y ruido e incremento de los desplazamientos a pie, en bici y en transporte público abre la puerta a que los distritos puedan también beneficiarse y poner en práctica este modelo.

Aprovechemos la oportunidad. Hagamos de nuestra calle Alcalá nuestra Gran Vía, una calle viva pero a la vez tranquila; una calle amplia por la que poder transitar y hacer compras, pero también poderte detener sin recibir empujones; una calle en que el ruido sea la conversación de una pareja, el timbre de una bici o las risas de un bebé; una calle donde las niñas y niños puedan jugar y donde todos y todas podamos sentarnos, descansar y contemplar.